miércoles, 26 de marzo de 2008

El sempiterno declive de la razón

El logos por los logos




La entrada inaugural de esta aventura que tiene por nombre ‘Movimiento 31’ aludía con justicia al vocablo griego logos (λóγος), que viene a significar “discurso”, “palabra”, “ciencia” y “razón”. El logos fue un ensueño que despertó del sueño de la mitología. Mas, ¡por Zeus! Las ilusiones de los filósofos griegos, lamentablemente, se han diluido como azúcar en la piscina monetaria de la realidad, en el populoso océano Internet. Si buscamos a través del explorador Google la palabra logos, tanto los cuatro primeros resultados como los siete enlaces patrocinados remiten a páginas en las que figuran diseños o dibujos de marcas, de firmas o de empresas. Es decir, remiten a logos de “pegatina”. Estos no figuran ni siquiera en el Diccionario de la Real Academia Española –DRAE– y es en el duodécimo resultado donde podemos encontrar la palabra en su sentido helénico y original. Por supuesto, se trata de una entrada de Wikipedia.

Esto era previsible, sí, pero estoy convencido de que no deja de ser triste. O, cuanto menos, decepcionante.

El hecho es que lo económico prima sobre la ciencia o la cultura, puesto que ambas son lujos ulteriores a la necesidad. Lo primero es lo primero: ¡Jerarquía de prioridades! Interiorícenlo bien: ¡Jerarquía de prioridades! La historia puede ilustrar de tantas maneras el sacrificio necesario de unos en beneficio del status de otros que uno se pierde cuando llega el momento de escoger. Maldita jerarquía de prioridades. En la playa de Maratón diez mil atenienses se lanzaron a muerte contra treinta mil persas por la libertad de Grecia. Jesucristo se dejó morir por el hombre, para el hombre. Guzmán el Bueno aceptó la muerte de su hijo para no ceder Tarifa a los benimerines. Los anglosajones desterraron el nazismo con cientos de miles de víctimas. Sin embargo, fue necesario.

En Grecia, primero estaban los esclavos –la injusticia– y luego vino el lujo del pensamiento y de la ciencia –perseguidoras de la justicia–. Cuando el ocio de los ricos con esclavos se hacía intolerable, había que ocupar el tiempo de alguna forma, aunque fuera en cábalas y sesudas quimeras. Hace falta ser hipócrita.

O cínico, que es peor.

Pero tengan la cortesía de permitirme retomar uno de los flecos del comienzo: lo monetario, las monedas. Es honesto decir que esta nueva entrada de ‘movimiento 31’ descubre caras, pero también cruces. En el punto en que las aspiraciones de los miembros de una sociedad persiguen una mejora económica, quienes la logran hasta la holgura intentan lavar su conciencia con el mecenazgo privado u otra suerte de filantropía. El sueco Alfred Nobel (1833-1896) amasó una gran fortuna al comercializar su deletéreo descubrimiento, el trinitrotolueno, un compuesto conocido comúnmente como dinamita o TNT. Al final, destinó todo su capital a la Fundación Nobel (1900), que aún premia a las personas que más hacen en beneficio de la humanidad... a menos que ostenten una ideología de corte conservador, verbigracia Jorge Luis Borges.

Pero lo irónico del caso estriba en que, después de todo, el mecenazgo privado se erige como la fórmula más efectiva. El propietario afroamericano de una discográfica estadounidense, que se hizo rico y famoso editando discos de rap, afirmó ante la prensa lo siguiente: “no se ayuda a los pobres con las migajas de un sueldo, sino con el millón de dólares de un rico”. Esa es la cantidad que cada año dona a organizaciones contra la pobreza este empresario negro –lamento no recordar su nombre–.

Internet es también una moneda. ¿Su cara? Proponer la libertad absoluta a quien navega en sus aguas, porque escapan a cualquier control. Por eso mismo es un gran cauce de capital. Y por eso mismo supuso el jaque mate del comunismo práctico y de los gobiernos que tutelan como padres a cada uno de sus súbditos.


10 comentarios:

Evil Preacher dijo...

La palabreja en cuestión sí que viene en el diccionario de la RAE, si bien bajo su forma "logotipo", que es la original. Normalmente se dice "logo". por abreviar, aunque resulte inexacto olvidarse del "tipo".
Es un proceso muy común que vemos en el uso de la palabra "latino" por "latinoamericano", y no para los nativos del Lacio.
También lo vemos mucho en palabras compuestas como "homofobia" que no significa "miedo de lo igual" o "cinéfilo" que no significa "amante del movimiento".

Movimiento 31 dijo...

Gracias por su aclaración, Predicador Malvado, una vez más tan acertada como de costumbre. Quizá no quedó muy claro en el texto, pero me refería a la "palabreja en cuestión" no se incluye todavía en el diccionario, por ser la forma apocopada de "logotipo". Como usted mismo dice, se trata de un fenómeno o proceso común que sí recoge el DRAE en otros casos, como "latino" en su acepción de "latinoamericano", "homofobia" y otros muchos. Usted y yo bien sabemos ;) la apatía académica por ponerse al día y por unificar criterios.

Ya en el ámbito personal, ¿cómo le trata la vida, monsieur?

Salud

Noa dijo...

Como bien dices todo nuevo descubrimiento tiene su cara y su cruz, aunque la cruz de la mayoría de ellos siempre va movida por los intereses económicos.Pero...¿serían tan buenos inventos si no hubiera un interés monetario detrás?Internet es hoy lo que es, precisamente por su potencial de mover grandes cantidades de dinero.
Ha sido muy interesante leer esta entrada, felicidades por la misma.
Lo prometido es deuda.

MeM3000 dijo...

se trata de un fenómeno o proceso común que sí recoge el DRAE en otros casos, como "latino" en su acepción de "latinoamericano"
----------------------------------

Pues en la edición online del DRAE no veo yo por ningún sitio que se recoga "latino" como forma apocopada o acortada de "latinoamericano". Todo lo más, en la séptima acepción de "latino" se puede leer esto (en ningún caso comom forma acortada):

"7. adj. Natural de los pueblos de Europa y América en que se hablan lenguas derivadas del latín."

P.D. Respecto al uso de "logo" como forma apocopada de "logotipo", sin entrar en si me parece acertado o no, lo cierto es que lo utiliza todo quisque (¿o se dirá quisqui?), y pienso que está tardando la RAE en recoger un uso coloquial más que asentado.

Saludos :-)

MeM3000 dijo...

Hay muchos trucos para de ser más precisos respecto a qué tipo de resultados queremos que nos ofrezca google, por ejeplo, si lo que queremos son definiciones de "logo", como era el caso, tecleamos "define:logo" y los resultados son muy distintos:

define:logo

MeM3000 dijo...

Disculpen las jodidas erratas

Movimiento 31 dijo...

Saludos a todos. Escribí la entrada con intención de suscitar una polémica en torno a Internet, sin que se tratara del manido comentario de los que circulan por la red (algunos de buenísima calidad) en que se interpreta Internet a partir de su comparación con la Biblioteca de Babilonia de Borges.

En cualquier caso, el tópico ha derivado en una "polémica" lingüística. Yo creo que existe un grado entre las formas apocopadas y las formas apocopadas lexicalizadas. En cualquier caso, es cierto que latino no aparece como forma apocopada en el DRAE. No entiendo sin embargo entonces por qué hay que interpretar latino como una forma acortada de latinoamericano, si se puede tratar del uso de una palabra con autonomía como es "latino" en su séptima acepción.
En cuanto a lo de Google, creo no es tan interesante ver cómo se comporta con métodos de búsqueda concretos como ver cómo se comporta en su configuración por defecto. Creo que así se puede notar el trasfondo ideológico y no el económico del buscador.

Movimiento 31 dijo...

Biblioteca de Babel, no de Babilonia, es el título exacto de la ficción de Borges. Disculpen la errata, lo cité de memoria sin tener la precaución de comprobarlo.

Saludos

MeM3000 dijo...

Qué duda cabe de que la red tiene su reverso tenebroso.

Como no tengo ninguna tampoco de que google -por mucho que nos vendan eso de "don't be evil"-, es primero de todo una empresa, y lo que les mueve es la lógica de mercado.

Sólo hay que preguntarle a los chinos de la China qué resultados arroja el buscador cuando teclean Tiananmen.

Saludos

P.D. Respecto a lo escribir un post con una determinada intención de debate y que los parroquianos terminemos discutiendo sobre algo totalmente distinto, es una de las máximas de los blogs: "tú escribe lo que quieras que ya hablamos nosotros de lo que nos da la gana" X-D

Movimiento 31 dijo...

Jajaja... verdaderamente es así y no me importa para nada. De hecho me recuerda al momento de visitar la peluquería: el peluquero te pregunta que cómo lo quieres, tú le respondes, y él hace lo que le parece. Los peluqueros preguntan y escuchan por educación, nada más.
En cuanto al comentario anterior, era un desesperado intento por redirigir la discusión hacia el buscador e Internet, pero lo intentaré de nuevo con otra futura entrada.
Es que me resultaba cínico que Internet sea un océano de información, pero los buscadores se guían con carteles económicos.

Un saludo